El tenis y sus demandas psicológicas

Durante toda la semana pasada, en Montecarlo, pudimos ser testigos de la lucha mental del número 1 del mundo Novak Djokovic. Vaya por delante todo mi respeto, más que nunca, hacia la figura del serbio, ya que lo consiguió hacer en el pasado Master 1000 es digno de análisis.

Y por supuesto, felicitar a Nadal por su octavo título en tierras monegascas. Durante el entrenamiento previo al partido con Dolgopolov, “Nole” recibió a pie de pista la triste noticia del fallecimiento de su abuelo. Quien haya leído algo de este jugador, sabrá el especial vínculo que le unía con su abuelo. Era quien le inició en el tenis, haciéndole 3 pistas en las afueras de Belgrado. De hecho, era en las pistas que entrenaba incluso entre bombardeos en la guerra de los Balcanes.

“Nole” al recibir la noticia, consiguió meterse en pista y disputar su partido ante el jugador ruso. Tras un 1er set en el que estuvo totalmente ausente, se sobrepuso, pasó ronda y llegó a la final del torneo, en mi opinión, por su fortaleza mental, ritmo y calidad.

Partamos de la base de que todos los deportes tienen una serie de demandas mentales y físicas determinadas. Desde el punto de vista psicológico, el tenis está considerado uno de los deportes donde intervienen un mayor número de variables. Es un deporte individual, no existen suplentes y los entrenadores no pueden dar instrucciones, a excepción de las competiciones por equipos. No existe tiempo. Necesita de una gran concentración durante períodos de tiempo muy prolongados y es un deporte de características abiertas en las que influyen el viento, la superficie, el ruido, la altitud, el tipo de bola, etc… Por no hablar de su gran demanda técnica y táctica.

Por encima de todas características, no debemos olvidar que el tenis es un deporte de “toma de decisiones constante”. En cada bola que se le aproxima al jugador, debe tomar una decisión rápida, clara y eficaz. Y además, tengo que tener el físico y técnica adecuados para poder ejecutarla con éxito, además de la confianza necesaria.

Todo esto, en la final de Montecarlo, se pudo apreciar claramente. Djokovic estaba ausente en largos períodos de tiempo, acelerado, por momentos, desmotivado. En cuanto a la toma de decisiones, en su mayoría, seguían siendo rápidas pero lejos de la lucidez y de la eficacia que le caracteriza. Seleccionaba jugadas en las que acabar pronto el punto, jugando a 3 o 4 golpes.En determinados momentos del partido, debido a su excelente entrenamiento, volvía al patrón de juego que le ha llevado a ser el número 1 del mundo, pero no era capaz de darle regularidad.

Nadal, que también pasó por una serie de cuestiones personales adversas, con la separación de sus padres el año pasado, también bajó su rendimiento durante un largo período de tiempo. Era perfecto conocedor de esas sensaciones experimentadas por Nole y de las consecuencias que podía tener en su juego. Lo supo aprovechar y planteó un buen partido en la final, sin fisuras, iniciando las jugadas sobre el revés de su rival y con cambios de ritmo sobre su derecha. Es otra barrera psicológica que ha traspasado Rafa, lo necesitaba.

El equipo técnico y de psicólogos de Djokovic se enfrenta a un nuevo reto, pero no me cabe duda de que sabrán ordenar su cabeza y hacerle volver a funcionar como un reloj suizo. Simplemente, deberán hacerle superar ese “bloqueo” y volver a ser el de siempre. Con todo, debemos sacar en claro que la búsqueda del equilibrio mental es muy determinante para ser un gran jugador de tenis, aparte de unos grandes entrenamientos, un buen estado de forma, talento y sacrificio. Los pequeños detalles que pueden condicionar una final como la del pasado domingo, vendrán condicionados en muchas ocasiones por un desequilibrio, en este caso, incontrolable.

Es indiscutible que la muerte del abuelo del croata influyó en la final. Estará en su mano y en la de Nadal que se quede en algo pasajero o se alargue en el tiempo.

José Manuel Pastrana

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s